Publicado por & archivado en Historias de Chilenos.

Fernando Tapia vive hace 18 años fuera de Chile, es el coordinador de la Comunidad Católica Chilena residente en Roma y en esta oportunidad envía un especial saludo de Navidad a todos los compatriotas en el exterior.

 

El “Nano”, como le dicen sus familiares desde pequeño, nació en 1963 en San Javier de Loncomilla, ciudad de la provincia de Linares de la que atesora los más hermosos recuerdos. A pesar de haber crecido en una humilde familia de cinco hermanos, Fernando Tapia pudo cursar su educación superior obteniendo el título de bachillerato en filosofía. Después estudió seis semestres de teología dogmática en la Universidad Católica, concluyendo con una licencia de especialización en Ciencias de la Educación y Profesor de Religión.familia

Entre  1985 y 1991 ingresó al seminario para ser Salesiano. Motivado por su vocación religiosa y deseo constante de ayudar a su prójimo,  viajó a Bolivia donde trabajó realizando servicio social al borde del lago Titicaca junto a los indígenas Aymaras. “Fue un regalo compartir con los corazón de cóndor, apodados así por la resistencia a la altura, sobre los 3.500 metros”, dice. Salesiano

Motivado por la fe religiosa,  en diciembre de 1997 decidió emigrar directamente a Roma, Italia, y desde ese entonces ha permanecido ganándose el cariño de la comunidad chilena y europea por los distintos trabajos humanitarios que realiza.

¿Con quién emigraste?

Desde Chile me vine con mi esposa con quien tenía casi cinco años de matrimonio. Por esas cosas de la vida en este momento estoy sólo, pero sigo feliz tratando de colaborar lo más posible para tener un mundo. Debo destacar que me siento profundamente amado por las personas con las que vivo mi cotidiana vida en Roma.

¿Por qué migraste a Roma?

Me vine a estudiar a la Universidad Pontificia Salesiana de Roma y tuve la suerte de quedarme trabajando después de realizar mi Master en Pedagogía Social. Más tarde realicé un diploma en Consultoría Familiar y continué con un curso universitario en Mediación y Comunicación Intercultural, lo que se está trabajando bastante en Europa por la multietnicidad en la que nos encontramos.

Hoy soy el Secretario del Decano en la Facultad de Comunicación Social de la misma Universidad, que es una pequeña Universidad de unas 2000 personas pero que tiene la característica de trabajar con estudiantes de todo el mundo. En este año creo que tenemos alumnos de más de 100 países.

¿Qué te motivó a emigrar de Chile?

Yo en Chile trabajaba en Santiago como Profesor de Religión, y colaboraba también con la Pastoral Social en la formación de personas. Lo que me trajo hasta Roma era un sueño de trabajar en la formación afectiva de nuestros alumnos, los cuales los siento absolutamente “bombardeados” por una formación intelectualista pero demasiado carente en la formación en la parte emocional, especialmente pensando en la formación a la vida de pareja o de familia. Por este motivo me vine a la Universidad Pontificia Salesiana que es bastante especializada en Ciencias de la Educación.

No tuviste hijos, pero te relaciones con muchos jóvenes por tu profesión. ¿Qué significa para ti?

Como Educador y pedagogo, siento que hay algo de mí dando vuelta en tantos jóvenes con quienes he compartido un tiempo de formación. Me siento padre de tantos chicos y chicas que he acompañado en diversos momentos especiales de su vida.

Por mi trabajo en la Universidad he tenido la suerte de colaborar por diversos años como consultor familiar en un consultorio del Vicariato de Roma, además en mis trabajos como voluntario colaboro con la Comunidad de San Egidio, que en Roma realiza una labor similar a la del Hogar de Cristo en Chile. Trabajamos acompañando y ayudando a las personas que viven en situación de calle y en este último tiempo hemos enfocado en los inmigrantes que pasan por Roma escapando de las tragedias que sufren en sus países.fdo2

Eres quien coordina a la comunidad Católica de chilenos en Roma. ¿Cómo ha sido esa experiencia?

Si, en realidad nuestra Comunidad Católica de chilenos en Roma surge al final del Jubileo del 2000. Fue Monseñor Fernando Ramos, quien trabajaba el Vaticano, quien comenzó con esta iniciativa y desde el inicio yo la tomé como coordinador y motivador de las personas. Ha sido una linda experiencia que en los años nos ha dado hermosos regalos. Estuvimos en la canonización del Padre Hurtado hasta el cambio de Papa. La idea de nuestra comunidad es reunirnos una vez al mes, el segundo domingo de cada mes, para festejar una misa en español con nuestros cantos y para encontrarnos un momento después, conversando y compartiendo lo que hemos vivido en el mes.

 ¿Qué te motiva a ejercer ese liderazgo?

Lo que más me motiva es sentirme sirviendo a mi gente y sentir que somos parte activa de nuestra Iglesia chilena. Es hermoso porque varios obispos cuando pasan por Roma nos vienen a celebrar la misa y eso nos mantiene unidos a pesar de la distancia real que nos separa de nuestra gente. Nos sentimos una pequeña “embajada” también de nuestro país.

¿Cómo viven el Catolicismo los chilenos residentes en Roma?

Creo que a diferencia de otros inmigrantes que están por estos lados, los chilenos en general nos integramos bastante bien, tanto en las comunidades italianas, como en las diversas actividades sociales que se promueven. Donde te muevas en Roma casi siempre te encuentras algún chileno o chilena implicados.

¿Qué significa para ti ser un chileno en el exterior?

Por motivos laborales tengo mi nacionalidad italiana. En todo caso le digo siempre a quienes me conocen que yo soy un chileno en Roma. Siento que los chilenos llevamos muy fuerte ese sentimiento patrio y me gusta que sea así porque también eso nos da una identidad clara.

 ¿En todos los años que has vivido en Roma, has tenido la oportunidad de conocer a algún Papa?

Si, a todos los Papas los he seguido bastante, especialmente por el trabajo que realizo en una Universidad Pontificia, como por todas las demás actividades que realizo. Me siento un católico militante así es que estas cosas me interesan.

¿Qué mensaje enviarías en esta Navidad a los chilenos residentes alrededor del mundo?

Creo que es hermoso que nosotros los chilenos residentes en el exterior sigamos sintiendo que aportamos al crecimiento y enriquecimiento de nuestro país y de toda nuestra gente. Somos un gran recurso que pasa por muchas dimensiones, tanto monetaria, como de servicios y de visión, especialmente para nuestros familiares y personas más cercanas. Necesitamos seguir haciendo las cosas de la mejor manera, porque cuando la gente que nos conoce nos dice “el chileno”, están identificando en nosotros a todo un pueblo y yo, al menos me siento feliz de cargar con este sello. Creo que a pesar de la distancia podemos seguir ofreciendo indirectamente un gran servicio a nuestra “larga y angosta faja de tierra” y de seres queridos. Somos una “imagen visible” de Chile en cualquier rincón del mundo.

 

Links de interés

Comunidad Católica de chilenos residentes en Roma

https://www.facebook.com/groups/49382944608/

Saludo del Papa para Navidad

https://www.facebook.com/news.va.es/videos/1150051908339179/?theater