Publicado por & archivado en Desde Chile.

Publicado en: La Tercera

Era la segunda vez que una producción chilena estaba entre los nominados al premio Oscar. Y era la primera vez que un filme local -y, para el caso, latinoamericano- figuraba entre los candidatos a ganar la estatuilla para Mejor Cortometraje Animado.

De ahí la sorpresa y la expectativa generadas por Historia de un oso, la cinta de Gabriel Osorio que anoche hizo la hazaña de quedarse con una estatuilla, imponiéndose entre otros cortos al del poderoso estudio Pixar. Parecía un objetivo muy lejano, pero anoche Osorio y su productor, Pato Escala, cantaron victoria y recibieron la estatuilla de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood.

“Queremos agradecer a la Academia, a nuestras familias y a todos quienes nos han apoyado y confiado en  nuestro trabajo en Chile”, dijo en escena un emocionado Osorio. Y agregó: “Quiero dedicarle este logro a mi abuelo, quien inspiró esta historia y a todas las personas que, como él, han sufrido el exilio. Realmente esperamos que esto nunca más vuelva a ocurrir”.

En los 105 segundos asignados a los discursos de agradecimiento hubo margen para evocar al militante socialista cuya experiencia inspiró Historia de un oso. También para destacar el hito que este premio supone. Y así lo planteó un no menos emocionado Patricio Escala, productor del filme: “Venimos de un pequeño país llamado Chile, y este es su primer Oscar, así que es muy importante para nosotros. ¡Viva Chile!”.

Pocos minutos después de recibir el Oscar, el productor Patricio Escala afirmó a La Tercera: “Estábamos sentados junto a los otros nominados de la ocasión, entre ellos Richard Williams, un gran director y responsable del corto Prólogo, que también era uno de los favoritos”. Tampoco escatimaron personal al salir a recibir la estatuilla: “Quienes subimos al escenario fuimos algunos de los socios de PunkRobot, todos los que trabajamos en este proyecto: el director Gabriel Osorio, por supuesto; la diseñadora Mari Soto-Aguilar; la directora de arte Antonia Herrera. Cuando supimos del premio, gritamos todos juntos a coro y esta es de lejos la experiencia más emocionante que alguna vez hemos vivido. Insuperable. Realmente hacer la película fue un trabajo muy duro y ojalá con esto podamos abrir el camino hacia la animación latioamericana en el mundo”.

Ya en conferencia de prensa tras recibir el premio, el director Gabriel Osorio dijo: “Este premio es también importante, pues es un tributo a la familia y a que no se puede dividir bajo ninguna forma “.

El oso que monta un diorama y cuenta su triste vida en un circo, separado de los suyos, recorrió un largo camino antes de ser oscarizo. En 2010 nació como una idea de Gabriel Osorio, inspirado en la prisión y el destierro de su abuelo, Leopoldo Osorio, tras el golpe de 1973. Tomó cuatro años para que llegara al festival Chilemonos en 2014. Luego vendría su coronación en el festival brasileño Animundi como Mejor Corto Para Niños y Mejor Dirección Artística. Y más tarde una cincuentena de premios en certámenes tan destacado como Annecy. Filme cuyos logros técnico no amagan su potencial emotivo, cautivó audiencias de Grecia a India, pasando por Taiwán. Ahora podrá llegar más lejos.

 

Revisa el momento en que Historia de un Oso se gana el Oscar: