Publicado por & archivado en Reconocidos.

Más de 13 mil kilómetros distancian a Chile de Finlandia. Parte de Escandinavia, con parajes bellos pero fríos, fue la tierra que acogió a Héctor Wistuba Lorca, nacido el 27 de octubre de 1932 en Puerto Montt, y quien a los 17 años se movió a Santiago con una idea en mente: postular a los cursos de verano de pintura y dibujo que dictaba la Universidad de Chile. Sería en la Casa de Bello donde Wistuba formaría parte del grupo de personas que lucharon por la reforma universitaria en los años sesenta, donde el nexo entre el artista y la Universidad se ahondaría, siendo abruptamente cortado en 1975.

Exiliado en el país del norte de Europa, Wistuba se concentró en el arte, el mismo que entregó a la U. de Chile este lunes 25 de abril en un acto encabezado por el Rector Ennio Vivaldi y la vicerrectora de Extensión y Comunicaciones, Faride Zeran. Rodeado de familiares y amigos, Héctor Wistuba oficializó esta donación en el Patio Andrés Bello de la Casa Central.

El Rector Ennio Vivaldi destacó “el gesto generoso del artista que sin duda deja en claro su nexo con la Universidad”. Por ello, Vivaldi valoró que esta donación reposiciona “el lugar que le estamos dando a las artes en la sociedad hoy, que desde la Universidad de Chile es y debe ser importante; y en segundo lugar, nos convoca a revisar lo que pasó en tiempos de dictadura y cuál fue el rol del Golpe en las vidas de la gente que formaba parte de la comunidad, que fue especialmente duro para quienes teníamos la idea de que existe un afecto y un respeto por la democracia. Hay que tener la conciencia y poder encontrarse, y eso es lo que hicimos hoy con este acto”.

Por su parte, la vicerrectora de Extensión y Comunicaciones, Faride Zeran, destacó la donación del artista a la Casa de Estudios porque “deja en claro que la Universidad de Chile es mucho más que sólo investigación y ciencias, sino que también las artes son parte importante de la identidad y legado de esta institución. Agradecemos la donación de Héctor Wistuba porque aumenta el acervo de la Universidad, pero también la agradecemos por las razones que hay detrás, por la identificación del artista con su país y la Casa de Bello, y por esa añoranza que viene desde la distancia, que lamentablemente debió sufrir tras el Golpe y la dictadura de Pinochet. Hoy Wistuba vuelve a materializar un nexo que fue roto, y que con esta donación se extenderá mucho más allá”.

“Hice mil cosas en mi vida pero identifico con la Universidad de Chile. Formé parte de la reforma universitaria, allí de milagro no me llevaron los militares en el ’73, aunque igualmente me exiliaron, pero volví, por lo que para mi es muy importante entregar estas obras a mi Universidad”, señaló Wistuba tras el acto, al que además de familiares, amigos y conocidos del pintor, asistieron autoridades de la como el vicerrector de Asuntos Estudiantiles y Comunitarios, Juan Cortés, y el director del Museo de Arte Contemporáneo, Francisco Brugnoli, cuya institución recibirá las obras y las tendrá como parte de su acervo en la Colección MAC.

Fuente: Universidad de Chile